Sudar no cuesta nada

       
     Hacer ejercicio no inscribirse en costosos gimnasios ni comprar los millonarios aparatos milagrosos de la TV: una caminata puede ser suficiente o dejar de usar elevadores en tu trabajo. La vida en la ciudad ofrece muchas opciones sin costo.

1 Caminar por tu colonia
Hazlo diariamente 30 minutos, sin agitarte. Ve incrementando tus tiempos hasta incrementar una hora diaria.
• Se queman 340 calorías por hora (si se obtiene un ritmo de 6.5 kilómetros).

• Tonifica piernas y estabiliza huesos y articulaciones.

• Mejora el estado de ánimo y ayuda a que se concilie más fácilmente el sueño.
2 Hacer abdominales y lagartijas
Realiza pocas repeticiones (8-12), después descansa un minuto comienza otra vez. Ejercita el abdomen 3-4 veces a la semana.
• Es una manera efectiva de ir reduciendo la pancita

• Aprovecha las instalaciones al aire libre de los deportivos públicos.

3 Jugar con tus hijos
Sal los fines de semana con tus hijos y pégale al balón
• Mayor convivencia familiar

• En media hora de juego quemas las mismas calorías que en una hora de aeróbics (200 Kcal.)
4 Subir escaleras
Evite el uso del elevador en tu casa o tu oficina por dos meses
• Disminuye la circunferencia de tu cintura.

• Pierdes grasa corporal y colesterol.

• Reduce presión arterial.

• Obtienes menor riesgo cardiovascular.
5 Alargar distancias
Deje el auto estacionado lejos del lugar donde te diriges. Sirve también en el centro comercial.
• Te obligas a caminar más, lo cual es buen ejercicio.

• Quemas por lo menos una tercera parte de las calorías del helado que te comiste durante tus compras.
6 Bici en Familia
Pasea una hora con intensidad de pedaleo moderado.
• 20 minutos fortalecen el sistema inmunológico

• 30 minutos mejoran la función cardiaca.

• 60 minutos facilitan la perdida de peso.
Fuente
YoconDiabetes.com

10 CONSEJOS PARA… Combatir el estreñimiento

1.Una dieta rica en fibra. Incrementa de forma gradual el consumo de fruta, verdura, legumbres, cereales no refinados… 
        Hay tres grupos de alimentos ricos en fibra que no pueden faltar en tu dieta diaria: 5 piezas de fruta al día (kiwis, manzanas con piel, piña, higos, ciruelas, etc.), verduras frescas en ensaladas (lechugas, espinacas, zanahorias, apio, etc.) y productos cereales integrales (arroz y pasta integral, pan integral). La fibra será tu aliado invencible, porque al ser un elemento insoluble, ayuda a movilizar tus intestinos, mantiene tu flora intestinal y mejora el tránsito de los productos de desecho.
2. Comer de forma regular, bien y despacio. Evita las comidas copiosas, mastica bien los alimentos y procura hacerlo con un horario regular, tomándote tu tiempo.
3.Beber líquidos. Lo ideal son dos litros de agua al día, pero sin abusar durante las comidas. Infusiones, zumos, caldos, pero no bebidas gaseosas o con cafeína.
4. Ejercicio físico. Caminar 20 minutos al día puede ser de gran ayuda. También la gimnasia, correr, hacer bicicleta…
       La actividad física favorece las contracciones intestinales que mueven el contenido del intestino hacia el recto para su evacuación. El deporte más efectivo para evitar el estreñimiento es el correr, porque produce una liberación de adrenalina que provoca un intercambio hídrico en la mucosa intestinal que ablanda las heces y crea un reflejo de eliminación tan rápido que puede llegar a ser problemático en los corredores en competición.
5. Con horario y sin prisas. Intenta habituarte a ir al baño en el mismo lugar y a la misma hora, cuando estés tranquilo y con tiempo suficiente.
     Cada persona tiene unas horas en las que está más predispuesta para la eliminación: al levantarse, después de comer, a la hora de dormir. Descubre tu hora y respétala para sentarte tranquilamente y funcionar. Cuando se pierde la regularidad es importante recuperar la rutina. La mayoría de las mujeres sufren estreñimiento cuando viajan porque no se encuentran en su propio baño y son más aprensivas con la higiene.

6. No aguantes las ganas. Acude al baño a la mínima señal y nunca esperes a más tarde. 
7. Sin esfuerzos excesivos. No lo intentes a toda costa. Tú no puedes provocar el trabajo de los intestinos.
        Si los nervios están en tensión, es imposible relajar los esfínteres anales. Unos simples ejercicios de relajación, o realizar respiración abdominal profunda en el baño, ayudan a tranquilizar los nervios y a concentrarse en la tarea.
8. Menos alcohol y tabaco. Aumentan la acidez.
9. Medicamentos. Algunos pueden motivarlo.
10. Consulta al médico. Antes de tomar laxantes.

Síndrome Metabólico

    
     Ésta es una enfermedad que tú y tu medico podrían no descubrir o descubrir cuando sea demasiado tarde. No es nueva sino que se trata de un conjunto de que incluyen la obesidad, la resistencia a la insulina o al a Diabetes tipo 2, la Hipertensión, los Triglicéridos altos y el LAD “bueno” bajo, que, combinados, elevan el riesgo de enfermedades Cardiovasculares y Diabetes. El Síndrome también está relacionado con la infertilidad y con algunos tipos de cáncer: mama, próstata y colon.
     Esta enfermedad es causada por el mal funcionamiento del cuerpo que mantienen las células provistas de glucosa sanguínea. En general, los niveles de hormona Insulina se elevan un poco después de una comida persuadiendo a las células de absorber el azúcar en la sangre.
     El cuadro de Síndrome Metabólico, las células no obedecen la señal de insulina. Al parecer, la grasa abdominal bombea unas sustancias químicas inesperadas al torrente sanguíneo, incluyendo a las mensajeras del sistema inmunitario llamadas citocinas. Estas bloquean las señales de la insulina para que las células dejen entrar el azúcar. Así, las células se dejan sin combustible y hay una acumulación de azúcar en la sangre. El páncreas produce más insulina hasta venciendo la citosina, y las células obtienen el azúcar que necesitan.
     Para las personas con Síndrome Metabólico, lo niveles de insulina pueden subir dos o tres veces más de lo normal, y así por décadas. Ese exceso de insulina enfermedad cardiaca al aumentar los niveles de triglicéridos, reducir los de LAD y permitir que cantidades excesivas de grasa terminen en el torrente sanguíneo y permanezcan por más tiempo. La insulina transforma al LBD en partículas menores y más densas que puedan penetrar con facilitada las paredes de las arterias y formar las bases de la placa. Además de eso, la insulina aumenta las concentraciones de fibrinógeno en el torrente sanguíneo, facilitando la coagulación de la sangre. Ante toda esta información, no es sorprendente que el síndrome metabólico sea tan peligroso para el corazón.
Dale click a la imagen para amliarla  
     Dale click a la imagen para amliarla
     El tratamiento del SM no es diferente de los conocidos sobre cada uno de sus componentes. Destacan:
     Detección temprana de cada uno de los factores de riesgo cardiovascular a través de programas preventivos

Dieta: se recomienda la dieta de tipo mediterráneo, basada en el consumo preferente de cereales, vegetales y aceite de oliva, y la ingestión moderada de vino; ya que se ha demostrado que es la más cardiosaludable y equilibrada. Si existe obesidad central la dieta, además de equilibrada, será hipocalórica y se mantendrá hasta alcanzar el peso ideal.
Actividad física: el ejercicio disminuye no sólo el peso, con mejor distribución de la grasa corporal del paciente si es que se realiza de forma adecuada y constante, sino que también tienen otros efectos benéficos como reducir la insulina resistencia (disminuye la probabilidad de que un paciente desarrolle Diabetes mellitus), además de subir el HDL.
Suspender el hábito del tabaquismo
En caso de ser necesario: tratamiento farmacológico adecuado para lograr compensación de patologías de base del paciente (Diabetes, Alteraciones de los lípidos, presión arterial, etc.)
Fuente
Corazón sano y fuerte

Selecciones

Cómo promover un estilo de vida saludable

Sea un ejemplo
       El ayudar a los niños a crear un estilo de vida saludable, incluyendo hábitos para comer y actividad física, comienza en casa. Sin embargo, es también importante que esta conducta se refuerce en el área del cuidado infantil.
      Los padres y los que los cuidan pueden ayudar a los niños a tener una vida activa y a seleccionar sus alimentos sabiamente al modelar estas conductas. A continuación se presenta una guía para ayudarlo a promover un estilo de vida saludable cuando trabaje con niños.
Promueva comer de manera saludable
* Sirva porciones adecuadas de alimentos a la hora de comer y de la merienda. El servir de más fomenta el comer de más y puede resultar en un aumento de peso no deseado. Al ofrecer alimentos saludables, se promueve que los niños los coman. Un área designado para comer los alimentos y las meriendas junto con un horario constante ayuda a crear hábitos saludables de alimentación y evita a que se coma al frente del televisor o la computadora. No se debe restringir excesivamente lo que los niños comen. Recuerde, el objetivo es promover buenos hábitos de alimentación, no una obsesión con la comida o el peso. Sólo se debe seguir una dieta estricta por orden de un profesional de cuidados de la salud. Además, la comida no se debe usar como premio o castigo. Utilice actividades familiares o de grupo en centros de cuidado infantil, sellitos, o pequeños regalos como premios.
¿Y qué de las etiquetas de los alimentos?
       Las etiquetas de los alimentos pueden resultar invaluables para elegir la alimentación inteligentemente. La información nutricional de la etiqueta está basada en el tamaño de la porción. Compare el tamaño de sus porciones con lo que se indica en la etiqueta. Una porción puede ser de menor tamaño de lo que usted pensaba.
      Los términos “bajo en grasa”, “grasa reducida” y “light” se ven con frecuencia en las etiquetas de los paquetes de comida. Estos alimentos con frecuencia tienen azúcar añadida y pueden tener tantas o más calorías que los alimentos regulares.
¿Cómo decidir cuál comprar?
      Además de las etiquetas de los alimentos, el Plato del Bien Comer guía de Alimentos para niños pequeños puede ser una herramienta útil para ayudarlo a usted a enseñar a los niños acerca de las porciones y la importancia de consumir una variedad de alimentos de los varios grupos de comida.
¿Cómo sabe si un niño está sobrepeso?
       Los niños crecen de manera diferente y en tiempos diferentes. Además, es normal que los niños aumenten de peso justo antes de un crecimiento repentino. Aquellos padres que estén preocupados por el peso de su niño/a deben consultar a su pediatra o proveedor de cuidados de la salud. El pediatra o proveedor de cuidados de la salud puede evaluar el peso y la estatura y puede dejarle saber si el niño/a es saludable.
      La Academia Americana de Pediatría recomienda que la terapia inicial para niños pequeños con sobrepeso debe concentrarse en reducir o minimizar el peso en lugar de promover la pérdida de peso. Este enfoque permite que la estatura de los niños vaya de acuerdo con el aumento de peso mientras que consumen suficientes calorías para el crecimiento. Los niños deben saber, sin embargo, que se les ama y se les acepta sin importar su peso.
Fomente la actividad física
       Así como los niños tienden a seguir el ejemplo de los hábitos de alimentación que observan de los adultos a su alrededor, también tendrán una vida física activa si los adultos en sus vidas también son activos. Se deben planificar actividades físicas de grupo en el ambiente del cuidado infantil y en el hogar. Ofrezca una variedad de actividades físicas y deje que los niños escojan las que más les gusten. Los niños están más dispuestos a participar de aquellas actividades que son divertidas. Las actividades pueden incluir juegos tradicionales y deportes así como salidas como excursiones que incluyan caminar. Además de promover beneficios saludables, la actividad física regular puede ser educativa, enseña destrezas sociales, y aumenta el autoestima de los niños. Aquí se presenta algunas actividades físicas que quiera tratar:
Dele click a la imagen para ampliarla

     

En resumen
       Su función como promotor de un estilo de vida saludable puede tener un efecto en los niños, no solo al crecer, pero también por el resto de sus vidas. El ser un ejemplo de buenos hábitos alimenticios y actividad física lo beneficia a usted como a los niños que está cuidando.
      Recuerde que formar buenos hábitos ocurre con el tiempo, no ocurre de la noche a la mañana. Sea paciente. Elogie a los niños por seguir el camino correcto. Hasta los cambios más pequeños pueden tener un efecto a largo plazo.
Fuente
National Food Service Management Institute
The University of Mississippi

Los Beneficios del Yogurt

      El yogurt es considerado un alimento fundamental para la salud, debido a que es un producto del grupo probiótico, los cuales contienen varias colonias de microorganismos vivos que influyen positivamente en nuestro organismo. La palabra probiótico proviene del griego y significa “por la vida”. Esto se refiere a que son alimentos de cultivos puros, mezclas de microorganismos viables y activos los cuales, al ser consumidos por el hombre o los animales, aportan efectos realmente benéficos, mejorando prinscipalmente la salud de la flora intestinal.

La salud empieza por los intestinos
      En medicina natural se sabe que si el intestino esta sano, todo el organismo lo está. Y el yogurt es uno de los alimentos más favorables, en dónde sus principales efectos en la salud son:
• Mejorar, restaurar y sanar la flora intestinal, sus propiedades antimicrobianas permiten la evacuación del contenido estomacal, inhibiendo los microorganismos indeseables alojados en el estómago.
• Mantener la flora intestinal normal y la microflora urogenital.
• Mejora el valor nutricional de alimentos y la resistencia contra organismos patógenos.
• Actúa en la resistencia natural del individuo a las infecciones.
• Aumenta resistencia a enfermedades: el consumo habitual del yogurt estimula el sistema inmunológico.
• Muy útil para las personas que padecen de diarreas, estreñimiento o trastornos gastrointestinales.
• Ayuda en casos de patología cardiovascular.
• Previene la osteoporosis en cualquier edad (el yogurt aporta el 70 % del contenido total de calcio en la dieta, por lo que este alimento se convierte en una abundante fuente natural de calcio).
• Las bacterias lácticas del yogurt incrementan diversas funciones inmunológicas, que estimulan la acción antitumoral, la cual retrasa (o evita) la reaparición de cáncer. En una persona que toma yogurt natural constantemente se reduce el riesgo de padecer cáncer de colon y de mama, además de que mejora la calidad de vida en personas que ya lo padecen.
• Es un excelente antialérgico: al depurar los intestinos, reduce o desaparece las alergias provocadas por un organismo intoxicado.
• Ayuda en casos de anorexia y bulimia; su alto contenido en calcio y proteínas de alta calidad, vitaminas e hidratos de carbono, restaura enormemente las defensas del organismo.
• Es muy útil para los alcohólicos, drogadictos o personas que han tomado muchos medicamentos. El yogurt en la dieta es un tratamiento casi obligado en muchas instituciones.
• Ayuda a los celiacos a sanar la flora intestinal y a absorber mejor los nutrientes.
• Para los intolerantes al azúcar de la leche, el yogurt es una opción muy benéfica.
• Previene desnutrición y anemia.

Efectos del yogurt en la belleza de la piel

     Si la salud empieza en los intestinos, podemos decir que la belleza también. El yogurt es verdaderamente útil para una piel saludable, pues al mantener los intestinos limpios, estos absorben y eliminan con mayor eficiencia los nutrientes, lo cual se refleja inmediatamente en la piel, la cual ya no tiene que servir como segunda opción para eliminar toxinas o desechos tóxicos difíciles de desalojar, por lo que se puede decir que el consumo habitual del yogurt casero u orgánico de preferencia (el industrializado muchas veces trae harinas y mucha azúcar refinada) promueve en gran medida la juventud y belleza general, además de promover una vida larga y sana.

     El yogurt no sólo tiene beneficios en la piel cuando se ingiere con frecuencia, sino cuando se aplica directamente sobre la piel o el cabello en forma de mascarilla. El yogurt actúa como desinfectante y refrescante, además de darle a la piel lozanía y un aspecto realmente joven.

Vigorexia

     Vigorexia Vigorexia no es exactamente un trastorno de la alimentación, pero guarda una estrecha relación.
     En la persona vigoréxica, se presenta una sintomatología muy parecida a la de las personas anoréxicas, sólo que, cuando las anoréxicas se ven excedidas de peso y luchan por bajar de peso (y lucen su flacura con orgullo), las personas vigoréxicas se sienten escuálidas y quieren aumentar cada día más su masa muscular, luciendo con orgullo su apariencia exageradamente musculosa.
      La persona con vigorexia se obsesiona por verse musculosa, se mira constantemente en el espejo y acude a la báscula frecuentemente. Abandona sus actividades sociales y le dedica todo el tiempo posible al gimnasio y a entrenar. Los regímenes alimentarios de una persona con vigorexia son ricos en proteínas, le dan demasiada importancia a los anabolizantes y a los productos dopantes. Los afectados son en su mayoría hombres de entre los 18 y los 35 años de edad, quienes comienzan a dedicarle demasiado tiempo a los ejercicios propios de un gimnasio. Al dedicarles de entre tres a cuatro horas diarias, le restan importancia al resto de sus labores y ocupaciones cotidianas.
     Por norma general, el afectado por esta enfermedad no acude al médico hasta que el problema ya es muy avanzado y se tratan casos extremos que acaban en anorexias o bulimias de varones.
* Mirarse constantemente en el espejo y aún así sentirse enclenques.
* Invertir todas las horas posibles en hacer deportes para aumentar la musculatura.
* Pesarse varias veces al día y hacer comparaciones con otras personas que hacen fisicoculturismo.
* La enfermedad deriva en un cuadro obsesivo compulsivo, que hace que el vigoréxico se sienta fracasado, abandone sus actividades y se encierre en un gimnasio día y noche.
* Peso normal o ligero sobrepeso.
       También siguen dietas bajas en grasas y ricas en hidratos de carbono y proteínas para aumentar la masa muscular, por lo que corren mayor riesgo de abusar de sustancias como hormonas y anabolizantes esteroides..
      Todo ello puede producir en la/el enferma/o una serie de consecuencias físicas y del comportamiento:
* Numerosos problemas orgánicos y lesiones pueden aparecer cuando la práctica deportiva es excesiva.
* Las desproporciones entre las partes corporales son muy frecuentes, por ejemplo, un cuerpo muy voluminoso con respecto a la cabeza.
* La sobrecarga de peso en el gimnasio repercute negativamente en los huesos, tendones, músculos y las articulaciones, sobre todo de los miembros inferiores, con desgarros y esguinces.
* La alimentación es otro problema muy frecuente e importante, ya que consumen muchas proteínas e hidratos de carbono y poca cantidad de grasa en un intento de favorecer el aumento de la masa muscular. Ocasionándoles muchos trastornos metabólicos..
         El uso de anabólicos es también otra consecuencia que se asocia a la vigorexia, en un intento de mejorar el rendimiento físico e incrementar el volumen de sus músculos. Con el uso de estas sustancias no se obtiene ningún beneficio, sino todo lo contrario, ya que producen muchos trastornos en el organismo como masculinización e irregularidades del ciclo menstrual en las mujeres, acné, problemas cardíacos, atrofia testicular, disminución de la formación de espermatozoides y retención de líquidos, entre otros.
     Es importante tener en cuenta que estas drogas no aumentan la fuerza muscular, la agilidad ni la resistencia.
Claves para prevenir y afrontar la VIGOREXIA
     El tratamiento debe enfocarse a modificar la conducta y la perspectiva que los enfermos por vigorexia tienen sobre su cuerpo:
* El entorno afectivo cumple una función muy importante en su recuperación, al brindarle apoyo cuando intentan disminuir su programa de ejercicios a rutinas más razonables.
* Es necesario disminuir el entusiasmo y la ansiedad por la práctica deportiva intensa logrando que se interesen por otras actividades menos nocivas para su cuerpo.
* El hecho de desear la imagen corporal ideal no implica necesariamente que la persona padezca algún trastorno psicológico, pero siempre debe estarse muy atento ya que las probabilidades de que sí aparezca son mayores en éstas personas.
Consecuencias de la VIGOREXIA
     La obsesión compulsiva, el sobresfuerzo físico que los afectados realizan y el consumo de sustancias peligrosas convierten a la vigorexia en una enfermedad peligrosa.
Conoce sus posibles riesgos:
* Puede alterar el ritmo cardiaco
* Incrementar la presión arterial
* La pérdida de reservas energéticas puede provocar fatiga generalizada
]* Aumenta el dolor de músculos y articulaciones. Provoca fuertes dolores de cabeza
* En algunos casos se detecta temblor en las manos y otras partes del cuerpo
* Mayor nerviosismo e irritabilidad
* Disminuye el apetito
* Hay afectados que sufren graves trastornos del sueño
* Se reduce el impulso sexual
* Se sufren carencias nutricionales muy peligrosas para nuestra salud
* Puede provocar osteoporosis. El exceso de proteínas que se ingieren, al metabolizarse en el organismo, se convierten en ácido úrico, producto tóxico que afecta a la absorción del calcio, ya que se elimina en grandes cantidades por la orina

Sudar mucho no es igual a quemar grasa

     Sudar mucho no es igual a quemar grasas, muchas personas que hacen ejercicio creen que sudando mucho quemarán grasa más rápidamente, no es cierto. Para sudar mucho suelen utilizarse prendas especiales para provocar mayor calor al cuerpo, no es bueno. 
       Entre las malas costumbres que tienen muchas personas que se dedican a hacer ejercicio, es pensar que si suda en demasía estará también quemando grasa más rápidamente, por lo que suelen utilizar sudaderas de nylon o ropa gruesa para provocar mayor calor al cuerpo y empezar a sudar como si estuviera en una sauna, lo cual sólo le causará más agotamiento y le restará energía. 
      Efectivamente, si usted piensa que salir a correr con ropa gruesa o con sudaderas supuestamente especiales (muchas veces de nylon o de hule) va a quemar grasa y más pronto reducirá tallas, está en un error porque lo único que está logrando es agotarse más rápidamente, tener algún tipo de problema relacionado con la deshidratación, sentirse fatal, y lo peor del caso es que a lo mejor ni rinde el tiempo suficiente para empezar a quemar grasa.
      Cuando una persona hace ejercicio, lo primero que pierde son líquidos a través del sudor. Después, conforme se acelera el ritmo y se prolonga el ejercicio paulatinamente, se va quemando azúcar y grasa. Esto no se puede lograr antes de los 15 minutos de cualquier rutina.
     Lo que en realidad le permitirá quemar grasa es el ejercicio en sí mismo, la constancia y la disciplina con que lo realice. Es decir, cada vez que usted hace cualquier esfuerzo ello le significa al cuerpo un gasto de energía, para lo cual utiliza todos los energéticos que posee, entre los que se encuentran grasas y carbohidratos.
     Evidentemente cuando llevamos una vida sedentaria es más fácil que estas grasas se acumulen y almacenen, apareciendo las molestas llantitas o el abdomen voluminoso. Es importante saber que no por sudar más, vamos a quemar calorías y por lo tanto a bajar de peso más rápidamente.
     Además, un aspecto que se presenta cuando el cuerpo no tiene suficiente ventilación, es la irritación y comezón en la piel, porque todas las sales que se desalojan por medio del sudor son muy abrasivas. Es por ello que cualquier buen instructor no recomienda fajas, ni cremas, ni sudaderas de nylon o plástico, las cuales se ofertan como la maravilla, pero provocan sufrimiento innecesario.
     Para ejercitarse al aire libre mejor utilice cualquier ropa que le sea cómoda y holgada, y tenga en cuenta el clima, pues si hace calor, una playera y un pantalones serán suficientes para lograr el gasto de energía necesario que le permita en un tiempo razonable empezar a sentir cómo pierde kilos y tallas, o cómo fortalece sus músculos, sin necesariamente perder peso.
     Si hace frío evidentemente se recomienda ropa más abrigadora que lo proteja de bajas temperaturas, que pudieran resfriarlo o causar un dolor muscular.
     Una recomendación más que dan los instructores de los deportes es tomar agua para rehidratarse después de algún ejercicio. No son necesarias las bebidas rehidratantes que se anuncian en la televisión, pues efectivamente son pensadas para deportistas de alto rendimiento o resistencia como un maratonista de fondo, cuyas sesiones deportivas pueden prolongarse durante horas, por lo que pierden gran cantidad de sales minerales. Sin embargo, para quien sólo sale a caminar, o correr entre 20 o 30 minutos, o realiza una actividad aeróbica modesta, no necesita recuperar muchas sales minerales, de ahí que si consume las llamadas bebidas rehidratantes, lo único que hará es acumular sales, por lo que se recomienda sólo tomar agua simple o de frutas con poca o nada de azúcar.

Anteriores Entradas antiguas