Melón y sus Propiedades

 
 

“Pocas frutas igualan su bajo contenido en calorías. El melón es un alimento que tiene un 90% de agua en su composición, ¿Quién lo rechazaría? Como se puede imaginar, su capacidad refrescante es una de las propiedades que hace que no falte en estas vacaciones”

     El melón es una fruta que es difícil clasificar si está entre las más populares o menos, pero es del caso suponer que su sabor, su apariencia.
      Lo cierto es que el melón es poseedor de unas propiedades interesantes, que pueden hacerla una de las invitadas de honor en cuanto a la proliferación de beneficios que dentro de sus ofertas tiene, con el agregado de que es muy fácil de conseguir, se puede hallar totalmente fresco y es barato para la mayoría de bolsillos.
     Su acción limpiadora favorece la desintoxicación de la piel, protegiéndola de agentes microbianos que pueden afectarla y producir así manchas o alergias indeseables; como laxante comido en ayunas, es una buena medida para poder librar al organismo de parásitos intestinales a la vez que ayuda a la regulación constante de la flora.
     De igual forma, consumir melón después de una comida copiosa puede normalizar el tracto digestivo, por lo que su acción relajante sobre el estómago y el colon es de gran importancia para el funcionamiento óptimo de este sistema y el equilibrio que se debe guardar en la ingesta de comidas. Algo que tal vez pocas personas sepan es que el melón contiene sales, lo que incide directa y positivamente sobre el proceso de circulación puesto que estos elementos ayudan a potenciar la acción de los glóbulos rojos, haciendo crecer de manera ostensible el número de hemoglobina. El melón puede ser muy usado para el combate efectivo de cuadros clínicos como estreñimiento, gota y reumatismo, porque las sales nombradas ayudan a la vez a la constitución efectiva de los tejidos de los huesos.
     Porque su benéfica acción se puede ver en el aumento de la hemoglobina, el melón es también muy usado por los pacientes con problemas de hipertensión, de manera tal que puede regular la acción del corazón y así poder asegurar una mejor calidad de vida en este sentido.