Sudar no cuesta nada

       
     Hacer ejercicio no inscribirse en costosos gimnasios ni comprar los millonarios aparatos milagrosos de la TV: una caminata puede ser suficiente o dejar de usar elevadores en tu trabajo. La vida en la ciudad ofrece muchas opciones sin costo.

1 Caminar por tu colonia
Hazlo diariamente 30 minutos, sin agitarte. Ve incrementando tus tiempos hasta incrementar una hora diaria.
• Se queman 340 calorías por hora (si se obtiene un ritmo de 6.5 kilómetros).

• Tonifica piernas y estabiliza huesos y articulaciones.

• Mejora el estado de ánimo y ayuda a que se concilie más fácilmente el sueño.
2 Hacer abdominales y lagartijas
Realiza pocas repeticiones (8-12), después descansa un minuto comienza otra vez. Ejercita el abdomen 3-4 veces a la semana.
• Es una manera efectiva de ir reduciendo la pancita

• Aprovecha las instalaciones al aire libre de los deportivos públicos.

3 Jugar con tus hijos
Sal los fines de semana con tus hijos y pégale al balón
• Mayor convivencia familiar

• En media hora de juego quemas las mismas calorías que en una hora de aeróbics (200 Kcal.)
4 Subir escaleras
Evite el uso del elevador en tu casa o tu oficina por dos meses
• Disminuye la circunferencia de tu cintura.

• Pierdes grasa corporal y colesterol.

• Reduce presión arterial.

• Obtienes menor riesgo cardiovascular.
5 Alargar distancias
Deje el auto estacionado lejos del lugar donde te diriges. Sirve también en el centro comercial.
• Te obligas a caminar más, lo cual es buen ejercicio.

• Quemas por lo menos una tercera parte de las calorías del helado que te comiste durante tus compras.
6 Bici en Familia
Pasea una hora con intensidad de pedaleo moderado.
• 20 minutos fortalecen el sistema inmunológico

• 30 minutos mejoran la función cardiaca.

• 60 minutos facilitan la perdida de peso.
Fuente
YoconDiabetes.com

5 cosas que nos hacen comer de más

     Existen a nuestro alrededor una infinidad de factores que pueden sabotear nuestros intentos por comer moderadamente. Aunque no podamos desaparecerlos a todos, estar conscientes de ellos y de cómo influyen en nuestra forma de comer nos hace más fácil controlarlos a nuestro favor.

Algunas de esos factores que nos hacen comer en exceso son:
1.Comer distraídos. Si nos sentamos a comer frente al televisor, leyendo un libro o mientras revisamos nuestro e-mail es más probable que comamos inconscientemente. Lo mismo pasa con la enorme porción de palomitas con que entramos al cine. Nos llevamos a la boca una gran cantidad de comida que de otra manera seguramente no comeríamos. Cuando hacemos varias cosas a la vez no ponemos atención a la cantidad que comemos, ni siquiera saboreamos realmente la comida.
2.Vemos comida por todas partes. Para donde quiera que volteamos hay un restaurante, cafetería, máquina expendedora. Hay golosinas en la caja del supermercado, en la gasolinera, en la oficina y en cualquier lugar por donde pasamos. Y por si fuera poco, llegamos a casa y tenemos también allí a la vista más golosinas y alimentos poco saludables, mientras que las frutas y verduras están guardadas fuera de nuestro alcance.
3.Distorsionamos el tamaño de nuestras porciones. Como las porciones en muchos restaurantes parecen ir creciendo más y más, empezamos a creer que esos son los tamaños adecuados y nos servimos abundantemente también cuando estamos en casa.
4.Compramos alimentos en empaques enormes y presentaciones familiares. Con la idea en mente de que comprar presentaciones grandes nos ayudará a ahorrar, y con las facilidades de las tiendas de descuentos compramos presentaciones enormes de alimentos que nos dan libre acceso a enormes cantidades de comida y no siempre la más saludable.

5.Los compromisos sociales. Un compromiso social de cualquier tipo es casi un sinónimo de comida y bebida en exceso. Pensamos que comer y beber con moderación en estos casos es desairar a nuestro(s) anfitrión(es) o acompañante(s) y olvidamos que lo importante no es la cantidad de comida sino disfrutar de la buena compañía. 

Por Mtra. Mariana Alvarez Aceves
Fuente: kronovida

Riesgos de Autovitaminarse

   

     Las vitaminas son sustancias no sintetizables por el organismo e indispensables. Consúmalas conscientemente y consulte al especialista. Abusar de las vitaminas, sean comprimidos o naturales, puede desarrollar trastornos como insomnio, dolores de cabeza, cálculos renales y otros de mayor gravedad.

     Por eso es mejor conocer bien las necesidades vitamínicas diarias para no sobrepasarse. El exceso de estos medicamentos es perjudicial para la salud, pues se produce la llamada hipervitaminosis o intoxicación vitamínica, expresa el doctor José Caballero.
     Este problema no se plantea cuando se toman grandes cantidades de vitaminas de una sola vez, sino cuando se hace de forma continuada durante un tiempo largo, sean meses o incluso años.
     De hecho, ingerir regularmente un complejo vitamínico en épocas de debilidad física o cuando se está forzando el cuerpo o mente en un trabajo, un esfuerzo físico continuado en caso de los estudiantes en épocas de exámenes, no tiene por qué causar problemas al organismo; todo lo contrario, le ayudará a mejorar su memoria y su energía.
     Suelen ocurrir problemas cuando el médico indica un tratamiento con vitamina A, esencial para el crecimiento, mantenimiento y reparación de las células de las mucosas, epitelios, piel, visión, uñas, cabello y esmalte de dientes, pero cuando este tratamiento se mantiene, más por inercia que por necesidad, durante largo tiempo sin consultar a un especialista, se produce hipervitaminosis por automedicación. Aunque poco frecuentes, los casos de hipervitaminosis pueden llegar a ser graves hasta llevarlo a la muerte.
Efectos y síntomas

     El rol más importante de la vitamina D es mantener los niveles de calcio y fósforo normales. Estimula la absorción intestinal de calcio y fósforo y su reabsorción en los riñones.

     Regula el metabolismo de estos minerales vitales para el crecimiento y desarrollo normal de huesos y dientes. Un suministro excesivo de esta vitamina acompañada de alimentos con demasiado calcio puede producir lesiones irreversibles. Dado que el contenido de vitamina D en los alimentos es difícilmente cuantificable, lo mejor es consultar al especialista. él indicará las dosis adecuadas y cuándo se pueden tomar, señala Caballero.
     Cuando se abusa de esta vitamina aparecen síntomas como pérdida del apetito, dolor en las extremidades y cansancio. Las vitaminas capaces de producir intoxicación por sobredosis son las denominadas liposolubles, es decir, que se disuelven en las grasas. En este grupo se incluyen las A, D y K.
Productos naturales
     El naturópata Francisco Rodríguez explica que aunque la vitamina sea natural es importante hacer una evaluación para saber qué suplemento se necesita y no abusar de ellas.
     Por ejemplo, cuando hay exceso de vitamina A, puede producirse anorexia, pérdida de peso, vómitos y náusea, visión borrosa, irritabilidad, hepatomegalia, alopecia, jaquecas, insomnio, debilidad, poca fuerza muscular amenorrea y, a veces, cese del periodo menstrual, hidrocefalia e hipertensión craneana en niños.
     La toxicidad de la vitamina B no es frecuente, ya que es hidrosoluble, es decir que es soluble en agua, y sus excesos son eliminados a través de la orina. Sin embargo, las dosis administradas en inyecciones en cantidades 100 veces mayor que la recomendada puede causar dolores de cabeza, convulsiones, debilidad muscular, arritmias cardíacas y reacciones alérgicas.
La indicada

     En cuanto a la vitamina E se puede tomar en cualquier momento; es considerada segura aunque las dosis son grandes, explica Rodríguez.

      Es poco probable una intoxicación de vitamina C, porque también es hidrosoluble y los excesos son eliminados a través de la orina. Pero si la dosis diaria supera los 2,000 miligramos, aparecen molestias gastrointestinales, diarreas, malestar en el estómago, cálculos renales, insomnio y exceso de absorción de hierro.
     Después de leer esta lista de efectos secundarios de las vitaminas, a más de uno le parecerán sustancias potencialmente peligrosas. Nada más lejos de la realidad. Solamente hay que tomar precauciones y consultar a su médico si está consumiendo la cantidad adecuada de vitamina.
Los minerales en exceso
     El Departamento de Nutrición y Control de Calidad de Alimentos del Reino Unido propuso la prohibición de los suplementos alimenticios que contengan picolinato de cromo, el cual se teme que favorece el desarrollo del cáncer.
     Otro mineral que puede causar daños si se ingiere en exceso es el manganeso, relacionado con desórdenes nerviosos y daños musculares.
      El fósforo puede ocasionar daños en órganos y tejidos, mientras que el zinc podría afectar el sistema inmunológico.
     Los especialistas advirtieron también que el consumo de más de 10 miligramos diarios de vitamina B6, al menos que se tome por prescripción médica, llevaría a la pérdida de sensibilidad en brazos y piernas.

La Manzana propiedades y características

      La manzana es el fruto del manzano, árbol de la familia de las Rosáceas. Esta familia incluye más de 2.000 especies de plantas herbáceas, arbustos y árboles distribuidos por regiones templadas de todo el mundo.
Los principales componentes son:
Pectina: Actúa como una fibra soluble. Ayuda en la disolución del colesterol y es una buena arma contra la diabetes.
Aminoácidos:
* Cisteína: Componente de los tejidos. Elimina las toxinas del hígado.
* Glicina: Antiácido natural y responsable del sistema inmunitario.
* Arginina: Muy necesaria para el crecimiento muscular y la reparación de los tejidos,  responsable junto a la glicina del sistema inmunitario.
* Histidina: vasodilatador y estimulador del jugo gástrico. Combate la anemia, la artritis y es muy útil para las úlceras.
* Isoleucina: Necesaria para un crecimiento adecuado y para el equilibrio del nitrógeno.
* Lisina: Interviene en la producción de anticuerpos, la construcción de los tejidos y la absorción del calcio.
* Serina: Ayuda a fortalecer el sistema inmunitario.
* Valina: Favorece el crecimiento infantil y interviene en el equilibrio del nitrógeno.
* Metionina: Necesaria para la producción de la cisteína, ayuda a combatir el colesterol.
Propiedades medicinales
* Antiinflamatoria del aparato digestivo: En casos de inflamación del estomago, intestinos o de las vías urinarias. (De cocción a unos pedazos de manzana durante 15 minutos en 1 litro de agua. Tomar tres vasos al día)
* Antiácida: Su contenido en pectinas, así como la influencia de la glicina, que es un antiácido natural la hacen muy adecuada para en casos de acidez estomacal. Basta comer unos trozos de manzana y notaremos un gran alivio, por lo cual su ingesta continuada se convierte en un buen sustituto de otros antiácidos químicos.
* Antidiarreica y laxante suave: Aunque parezca contradictorio su alto contenido en pectinas la convierten en un buen regulador del aparato del intestino, de manera que se constituye un laxante suave en casos de estreñimiento, especialmente cuando se come a primeras horas de la mañana. Al mismo tiempo el valor absorbente de las pectinas la hacen ideal en casos de colitis, diarrea, gastroenteritis y en todos aquellos casos en que se manifieste una defecación demasiado abundante y blanda.
* Diurético y depurativa: Favorece la eliminación de líquidos corporales, siendo muy adecuada en casos de obesidad, enfermedades reumáticas . Por su contenido en cistina y arginina , así como el ácido málico, resulta muy adecuada para eliminar las toxinas que se almacenan en el cuerpo y que, ademas de combatir o impedir las enfermedades anteriormente citadas, son muy adecuadas en afecciones como ácido úrico, gota, y el tratamiento de enfermedades relacionadas con los riñones, como los cálculos o la insuficiencia renal.
* Anticatarral: En caso de bronquios o de tos, así como cuando se tiene el pecho cargado, es muy adecuada esta planta por sus valores expectorantes (Infusión de 15 gr. de flores secas por litro de agua. Tomar tres vasos al día).
* Anticolesterol: La metionina, su alto contenido en fósforo y su riqueza en fibra soluble resultan fundamentales en el control del colesterol.
* Hipotensora: El valor vasolilatador de la histidina la convierten en en un buen aliado para rebajar la presión sanguínea en casos de hipertensión. ( Infusión de una cucharadita de flores y hojas secas por vaso de agua. Dejar reposar 10 minutos y tomar dos vasos al día ).
* Sedante: Por su contenido en fósforo, resulta un alimento con valores sedantes, muy adecuado para tomarlo antes de irse a dormir, con lo cual ayuda a dormir mejor.
* Antitabaco: Una dieta a base solo de manzanas durante todo un día puede ayudar a abandonar el hábito de fumar.
* Anticancerígena: Por su contenido en catequinas y quercetina, dos fitoquímicos que protegen contra la acción de los radicales libres y tienen propiedades anticancerígenas muy potentes.
Otros usos
Alimento: Resulta un fruto excelente que, debido a su carácter básico, podemos decir que es el único fruto que puede comer con cualquier tipo de alimento y a cualquier hora del día, sin producir incompatibilidades alimentarias.
Propiedades nutritivas
      Desde el punto de vista nutritivo la manzana es una de las frutas más completas y enriquecedoras en la dieta. Un 85% de su composición es agua, por lo que resulta muy refrescante e hidratante.
       Los azúcares, la mayor parte fructosa (azúcar de la fruta) y en menor proporción, glucosa y sacarosa, de rápida asimilación en el organismo, son los nutrientes más abundantes después del agua.
       Es fuente discreta de vitamina E o tocoferol y aporta una escasa cantidad de vitamina C. Es rica en fibra, que mejora el tránsito intestinal y entre su contenido mineral sobresale el potasio. La vitamina E posee acción antioxidante, interviene en la estabilidad de las células sanguíneas como los glóbulos rojos y en la fertilidad. El potasio, es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.
Los principales valores nutricionales de la manzana son los siguientes por cada 100g:
Agua 84 %
Calorías 59 kcal.
Fibras 2.7 g. 
Dale clip a la imagen para ampliarla
Curiosidades
     Cuando no tengamos un cepillo de dientes a mano, siempre podemos optar por comernos una manzana, ya que limpia la dentadura y fortalece las encías. Además, algunos científicos atribuyen al olor de la manzana un efecto relajante que ayuda a bajar la tensión. También, dos manzanas para desayunar después de una noche de juerga reducen los molestos efectos de la resaca.

Tips para comer fuera de casa

    
     Cuando vayas a comer en un restaurante, una cafetería o lleves tu propia comida al trabajo, hay algunas cosas simples que puedes hacer para tener una comida más sana.
     Cuando comes fuera o compras la comida preparada, a veces es fácil tener más grasa, sal y calorías de las que te das cuenta. También puedes terminar comiendo más que si hubieras preparado tu mismo(a) la comida.
     A pesar que sientas un mejor rendimiento de tu dinero cuando obtienes un gran plato de comida, si estás tratando de comer sano, esto significa que es más fácil comer mucho más y por consiguiente, tener más grasa y calorías de las que necesitas. Una simple sugerencia, pero no siempre la más fácil, es recordar que no es necesario “limpiar el plato”. Lo ideal es tratar de comer lentamente y detenerte cuando te sientas lleno(a).
Algunos consejos para mantener una dieta saludable fuera de la casa son:
Trata de no comer pan antes que llegue la comida.
* Conoce los ingredientes del plato (mantenquilla adicional, sal, grasas, etc.).
* Pedir porciones de tamaño normal o de niños. Las porciones grandes superan lo que se puede o debe comer.
* Ordena vegetales, frutas, pescado y carnes magras asadas.
* Al momento de escoger el plato principal, evitar las frituras y seleccionar alimentos asados, a la parrilla, al vapor o cocidos.
* Cuídate de las grasas malas (en muchos lugares utilizan aceites económicos para las frituras).
* A la hora del postre, preferir fruta fresca, jugos naturales, infusiones o café. Si es grande la tentación, comparte el postre con un amigo.
* Si el plato no viene con vegetales, ordena una ensalada pequeña como acompañamiento (cuidado con el aderezo).
* Al comer ensaladas, aprovechar las hojas verdes oscuras, zanahorias, pimientos, y otros vegetales frescos, agregando poca mayonesa, o condimentos de ensaladas con mucha grasa.
* Pedir la ensalada con el condimento aparte para utilizar la cantidad que se desee.
* Aumentar los nutrientes agregando tomate, pimiento y otros vegetales a los emparedados, bocadillos salados o sándwich.
* Elije comidas hecha con lentejas, frijoles o vegetales.
* Sustituir las papas fritas por papas vapor o ensalada, teniendo cuidado con el exceso de crema agria y la mantequilla.
* Para consumir más calcio pedir leche o malteadas descremadas.
* Al pedir un bocadillo salado o emparedado, elegir carne sin grasa, jamón de pavo o pollo con pan integral.
* Las porciones de algunos restaurantes son muy grandes, no es necesario dejar “el plato limpio”, se puede compartir o llevar a casa la mitad de la porción para otro momento.
* En una comida con varios platos, consumir primero aquellos que contienen menos calorías, sopa o ensalada es una buena opción.
* Si se tiene tendencia a comer en exceso, evita las ofertas de comida libre, bufetes o bares de ensaladas libres.
* Evitar tomar refrescos o bebidas endulzadas.
* Estas recomendaciones son válidas también al momento de preparar la comida que se lleva al trabajo o a la oficina.
* Disfrutar al máximo las comidas hechas fuera de casa, dejando de lado las preocupaciones y el estrés de las actividades diarias.
¿Se te ocurre algún otro consejo para comer sano en la calle?

Los beneficios de las ensaladas y algunos Cuidados

     Al pensar en ensaladas imaginamos un plato lleno de lechuga y tomate que a muchos le resulta inapetente pero si usamos un poco de nuestro ingenio haremos de la ensalada el plato preferido por todos.
      Una ensalada es una mezcla de alimentos en los que destacan los vegetales y las frutas, esto hace de la ensalada un plato bajo en calorías, rico en nutrientes y que además nos brinda saciedad. Estas cualidades hacen de la ensalada un plato lleno de beneficios:
1. Hidratación. Los vegetales están compuestos en su mayoría de agua (en muchas, más del 90%) aunque nada sustituye al agua, las ensaladas son también una forma de hidratarse y sentirse fresco en las épocas de calor.
2. Dan vida. Las vitaminas tienen múltiples funciones que regulan el buen funcionamiento del cuerpo, los vegetales son considerados alimentos fuente de vitaminas.
3. Limpian nuestro cuerpo. A través de la orina eliminamos parte de los desechos del cuerpo. El alto contenido de agua y potasio, al bajo aporte de sodio de los vegetales que hacen una ensalada, así como a la presencia de aceites esenciales que dilatan los vasos renales otorgan a la ensalada propiedades depurativas, desintoxicantes y diuréticas. Es decir ayuda a eliminar líquidos por la orina y en ella nuestros desechos. Esta propiedad es en especial bueno para mejorar la hipertensión, la retención de líquidos, cálculos renales, altas concentraciones de ácido úrico etc. Los vegetales más diuréticos son el apio, los espárragos frescos, escarola, cebolla.
4. Cuidan nuestra piel. Los betacarotenos, una forma de vitamina A están presentes en los vegetales de color rojo, amarillo y anaranjado. La vitamina A renueva la piel y las mucosas. La vitamina C, que la encontramos en muchos vegetales como el tomate y los pimientos forman colágeno que mantiene la piel tersa y sin arrugas. También la vitamina E y los aceites insaturados presentes en los frutos secos y en el aceite de oliva del aliño ayudan a mantener tersa nuestra piel.
5. Evitan el estreñimiento. Por la riqueza en fibra de los vegetales, una ensalada resulta laxante, por lo que previenen o mejora el estreñimiento. Además, la fibra contribuye a reducir el colesterol en sangre y al buen control de la glucemia (niveles de azúcar en sangre), beneficioso en caso de colesterol alto y diabetes.
6. Aportan pocas calorías. Muy adecuadas para todas las personas, y especialmente para quienes siguen una dieta de adelgazamiento, eso sí, sin abusar de los aderezos. Además, comenzar la comida con una ensalada, sacia y reduce el apetito, lo que interesa en estas circunstancias.
7. Cuidan el corazón. Los vegetales por ser fuente de vitaminas y minerales tienen un gran poder antioxidante que bloquea la acción de radicales libres causantes de varias enfermedades como las cardiacas.

8. Favorecen la digestión. En algunas hortalizas se percibe algo de sabor amargo por ejemplo los berros, arúgula, escarola, rábano etc. Esto estimula el trabajo del hígado y vesícula biliar. Por otro lado los germinados son una súper carga de nutrientes y de sustancias llamadas enzimas que participan de la digestión. 
     Consumir diariamente ensaladas es obligatorio y lo mejor de todo es que hay mil formas de prepararlas y hacer de ellas no sólo un plato de entrada, sino también un plato de fondo bajo en calorías, si incluimos un alimento de cada grupo. Eso sí los aderezos deben ser muy ligeros para no pasarnos de las calorías.

Sudar mucho no es igual a quemar grasa

     Sudar mucho no es igual a quemar grasas, muchas personas que hacen ejercicio creen que sudando mucho quemarán grasa más rápidamente, no es cierto. Para sudar mucho suelen utilizarse prendas especiales para provocar mayor calor al cuerpo, no es bueno. 
       Entre las malas costumbres que tienen muchas personas que se dedican a hacer ejercicio, es pensar que si suda en demasía estará también quemando grasa más rápidamente, por lo que suelen utilizar sudaderas de nylon o ropa gruesa para provocar mayor calor al cuerpo y empezar a sudar como si estuviera en una sauna, lo cual sólo le causará más agotamiento y le restará energía. 
      Efectivamente, si usted piensa que salir a correr con ropa gruesa o con sudaderas supuestamente especiales (muchas veces de nylon o de hule) va a quemar grasa y más pronto reducirá tallas, está en un error porque lo único que está logrando es agotarse más rápidamente, tener algún tipo de problema relacionado con la deshidratación, sentirse fatal, y lo peor del caso es que a lo mejor ni rinde el tiempo suficiente para empezar a quemar grasa.
      Cuando una persona hace ejercicio, lo primero que pierde son líquidos a través del sudor. Después, conforme se acelera el ritmo y se prolonga el ejercicio paulatinamente, se va quemando azúcar y grasa. Esto no se puede lograr antes de los 15 minutos de cualquier rutina.
     Lo que en realidad le permitirá quemar grasa es el ejercicio en sí mismo, la constancia y la disciplina con que lo realice. Es decir, cada vez que usted hace cualquier esfuerzo ello le significa al cuerpo un gasto de energía, para lo cual utiliza todos los energéticos que posee, entre los que se encuentran grasas y carbohidratos.
     Evidentemente cuando llevamos una vida sedentaria es más fácil que estas grasas se acumulen y almacenen, apareciendo las molestas llantitas o el abdomen voluminoso. Es importante saber que no por sudar más, vamos a quemar calorías y por lo tanto a bajar de peso más rápidamente.
     Además, un aspecto que se presenta cuando el cuerpo no tiene suficiente ventilación, es la irritación y comezón en la piel, porque todas las sales que se desalojan por medio del sudor son muy abrasivas. Es por ello que cualquier buen instructor no recomienda fajas, ni cremas, ni sudaderas de nylon o plástico, las cuales se ofertan como la maravilla, pero provocan sufrimiento innecesario.
     Para ejercitarse al aire libre mejor utilice cualquier ropa que le sea cómoda y holgada, y tenga en cuenta el clima, pues si hace calor, una playera y un pantalones serán suficientes para lograr el gasto de energía necesario que le permita en un tiempo razonable empezar a sentir cómo pierde kilos y tallas, o cómo fortalece sus músculos, sin necesariamente perder peso.
     Si hace frío evidentemente se recomienda ropa más abrigadora que lo proteja de bajas temperaturas, que pudieran resfriarlo o causar un dolor muscular.
     Una recomendación más que dan los instructores de los deportes es tomar agua para rehidratarse después de algún ejercicio. No son necesarias las bebidas rehidratantes que se anuncian en la televisión, pues efectivamente son pensadas para deportistas de alto rendimiento o resistencia como un maratonista de fondo, cuyas sesiones deportivas pueden prolongarse durante horas, por lo que pierden gran cantidad de sales minerales. Sin embargo, para quien sólo sale a caminar, o correr entre 20 o 30 minutos, o realiza una actividad aeróbica modesta, no necesita recuperar muchas sales minerales, de ahí que si consume las llamadas bebidas rehidratantes, lo único que hará es acumular sales, por lo que se recomienda sólo tomar agua simple o de frutas con poca o nada de azúcar.

Anteriores Entradas antiguas