La Obesidad en los niños:

     
       Un niño es obeso cuando el ambiente en el que vive no es el adecuado para mantener  un peso que corresponda a su talla y edad. Este ambiente se conforma en muchos casos cuando los padres son obesos, cuando existen hábitos inadecuados de alimentación en la familia, cuando solo la madre es obesa (ya que ella es la que convive mayor tiempo con el niño), cuando la familia acostumbra a tener actividades sedentarias como comer golosinas o botanas viendo la televisión, en el automóvil o durante los juegos de salón o de mesa y cuando existe falta de actividad física en general y actitudes tendientes a realizar el menor esfuerzo
 

dale click a la imagen para ampliarla

     “Lo más preocupante de la obesidad en la niñez es que continúe después en la edad adulta ya que es en esa etapa cuando la obesidad se encuentra relacionada directamente con las enfermedades crónico degenerativas”.
     ¿Cómo evitar que tus hijos se vuelvan obesos? ¿Cómo ayudarlos a mantenerse saludables, seguros y con un peso adecuado?
       Si tienes el temor de que tus hijos sufran problemas de exceso de peso y alimentación y se conviertan en personas que viven en las dietas y en la angustia, te invito a que observes cuales son tus reacciones cuando tus hijos comen. REFLEXIONA: muchos papás y mamás que tratan de evitar la obesidad de sus hijos terminan fomentándola con sus actividades y sus reacciones (diciéndoles que ya no coman, que van a engordar, que solo piensan en comer, que ya han tenido suficiente, que deberían de comer solo ensaladas o alimentos dietéticos).
     Cuando los niños y las niñas viven en un ambiente en donde los padres o uno de ellos permanece a dieta, buscando lo ultimo para bajar de peso, siempre preocupándose por su figura, es muy probable que ellos también aprendan a vivir de esta forma.
     Algunas acciones para evitar que tus hijos presenten obesidad:
* Desde pequeños no los obligues a comer cuando no tienen hambre. No hay problema si dejan comida o bebida (enséñales mejor a servirse o a saber pedir la cantidad que crean suficiente para satisfacer su nivel de hambre).
* No uses la comida como premio o castigo.
* No ofrezcas el postre como un premio, puesto que con esta acción los invitas a valorar más los dulces que los alimentos.
* Ofrece una alimentación inteligente, incluyendo todos los grupos de alimentos, limitando moderadamente las grasas y aumentando la fibra mediante frutas y las verduras.
* Evita comer en los restaurantes comida rápida con tus hijos (no más de una vez por semana).
* Limita el tiempo que pasan frente al televisor. Invítalos a hacer a hacer algo más activo como andar en bicicleta o jugar pelota.
* Dedica tiempo en compartir caminatas en familia; jueguen juntos al aire libre siempre que puedan.
* Enseña con el tiempo buenos hábitos de alimentación y ejercicio para ayudar que tengan una vida saludable.
dale click a la imagen para ampliarla
Fuente:
Alimentación Sana
Leticia Flores Viladroza
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: