Errores en la Alimentación Infantil

    
     Definitivamente, lo padres inciden en la dieta de sus hijos y de cada uno de ellos dependerá que desde chicos, los niños aprendan a seleccionar alimentos saludables.
     Para muchos especialistas en nutrición y pediatría, la clave es evitar una metodología impositiva, que normalmente se usa durante la crianza de niños pequeños y que a la larga resultan ser poco conveniente.
¿Qué errores cometen los padres?
Sacar a los niños de la cocina: Es cierto que en la cocina se corren ciertos riesgos y que no es el espacio ideal para los niños, pero manejando las variables y preparando el espacio, cocinar con los niños tiene efectos benéficos sobre sus hábitos alimenticios. Así lo han demostrado al menos algunos estudios realizados en la universidad de Columbia (Nueva York).
     Los investigadores concluyeron que si los niños preparan su propia comida tienen una inclinación mayor por los alimentos saludables.
– Obligar a comer: En otros estudios se ha observado también que los menores tienden a rechazar los alimentos que son impuestos. Así, entre más se les obligue menos comerán. Incluso en algunos casos también son contraproducentes los premios. Lo mejor dicen los especialistas, es presentar la comida de manera entretenida en el plato del niño y animarlos a probarla, pero no reclamar si no lo hacen.
– Esconder las golosinas: En muchas casas los dulces y golosinas suelen estar guardadas en el estante más alto o alejado de las manos del niño, pero esa misma razón es la que provoca que los niños una ansiedad por probarlas y no olvidar que existen. La recomendación es controlar y conversar acerca del consumo de golosinas. Definitivamente, lo prohibido atrae más, por lo que en el caso de no poder controlar el tema, será mejor no tener en casa alimentos que no deseamos y dejar a la mano alimentos como frutas o yogurt.
Padres a Dieta. A ellos les afecta
      Si un niño ve que su padre o madre se la pasa contando calorías, consumiendo suplementos alimenticios o quejándose de no poder comer lo que le gusta, el pequeño no tendrá un referente acertado de lo que es una alimentación infantil sana y equilibrada. Aprenderá que hay alimentos que no se pueden comer y con el tiempo la prohibición será contraproducente.
      Es ideal que los niños entiendan cómo es una alimentación balanceada, sepan que se puede comer de todo pero en forma moderada y que es mejor elegir alimentos beneficiosos para su salud.
Si no le gusta un alimento ¿Hay que dejar de insistir?
     Todos cambiamos nuestros gustos con el paso del tiempo. Lo verdaderamente importante es que de niños no le tengamos aversión a una comida específica. Por eso es bueno no obligar a los niños a comer. Si a un niño no le gusta la verdura hay que “ingeniárselas” para entregársela de diferentes maneras, sin engañarlo. Por eso es bueno cambiar la presentación, la forma de prepararla, acompañada de otras que si son de su agrado. Es recomendable intentar hasta 10 veces, pero procurando que sean intentos distanciados para que ellos no noten la insistencia y les genere rechazo.
La comida no debe ser un premio ni un castigo 
     La comida no es un premio, no es un castigo, y tampoco debe ser un desahogo a las tensiones de una persona. La comida debe tener su lugar, su hora, y su control. Los grandes responsables por el sobrepeso de un niño son sus padres, aquellos que determinan lo que se consume en la casa.
     Normalmente, sea por los errores, obsesiones, o por el desconocimiento e ignorancia de sus padres, los niños consumen más cantidad de alimentos de la que necesitan, y su alimentación es muy rica en grasas, azúcares, presentes en grandes cantidades de carne, en alimentos precocinados, y en los dulces y panes. Son niños que no consumen verduras, legumbres, frutas, ni pescado. A eso también se suma a que muchos niños ignoran y acaben saliendo de casa sin desayunar. En la última investigación acerca del sobrepeso en la infancia, entre otras cosas, se constató que el 8% de los niños acuden a la escuela sin haber desayunado. El desayuno es una de las comidas más importantes del día, y está directamente implicada en la regulación del peso.
Además de los errores mencionados, muchos padres “pecan” por:
– Obligar a que el niño coma más de los que puede
– Premiar un buen comportamiento con golosinas y otros alimentos calóricos
– Castigar al niño sin comida por si presenta alguna conducta desfavorable
– Festejar cualquier acontecimiento importante de la vida del niño ofreciéndole una “comida basura”
– Permitir el consumo diario de chuches, panes, bebidas gaseosas y azucaradas
– Ofrecer, con frecuencia, platos precocinados por la falta de tiempo

¿Qué es un refrigerio saludable?

     Los refrigerios son los alimentos que enviamos a nuestros hijos para que se los coma a la hora del recreo. No olvides que éste es un espacio que debes aprovechar para nutrir a tu hijo. Un refrigerio saludable contiene los nutrientes necesarios para que tu hijo crezca, aprenda y juegue. Ayúdale seleccionando alimentos sanos para contribuir con su salud.
Consejos fáciles:
1. Asegúrate de lavar tus manos antes de preparar los refrigerios y recuerda lavar diariamente la lonchera y cantimplora.
2. Procura empacar alimentos que sean seguros a temperatura ambiente como pan, galletas, frutas enteras, quesos y nueces. Recuerda que algunos alimentos pueden descomponerse rápidamente o algunos pierden su estructura (como las gelatinas o flanes) siendo desagradables al paladar del niño. Cuando mandes alimentos que se tengan que conservar calientes, procura mantenerlos en recipientes térmicos para que mantengan su temperatura.
3. Trata de involucrar a tu hijo en la preparación de su refrigerio para que se le haga más apetecible.
4. Varía las combinaciones de los alimentos que le envías para que no se le haga rutinario, y corras el riesgo de que tire sus alimentos sin comerlos…
5. No empaques ni compres alimentos chatarra, pues tienen calorías vacías que no nutren a los niños. Evita refrescos, aguas saborizadas y frituras. Incluye siempre agua simple.
6. Prevén el atragantamiento seleccionando alimentos seguros, dependiendo de la edad del niño. Evita alimentos duros, secos, grandes o difíciles de masticar. Corta uvas, pica nueces y evita alimentos enteros como hot-dogs o palomitas.

¿Cómo combatir la obesidad infantil?

       La cifra es alarmante. Según últimos estudios, la obesidad infantil alcanza el 20 por ciento en todo el mundo. Y lo que es más grave aún, se calcula que entre el 50 y el 80 por ciento de los niños obesos se convertirán en adultos obesos. Por eso es importante lograr cambios en los hábitos alimentarios desde la infancia.
      Se sabe que esta enfermedad está vinculada a la predisposición genética, pero también influyen factores ambientales, culturales y familiares. Por ejemplo, la obesidad es mayor en los niños que viven en zonas urbanas (con más acceso a lugares de comidas rápidas) y los de clases sociales medias o altas (con escasa actividad física y con fuerte adicción a la TV o a las computadoras).
       Los niños obesos de 3 a 9 años con padres obesos son los candidatos ideales para comenzar un tratamiento. Para ellos, lo más importante es la construcción de un plan de alimentación saludable, con cambios de hábitos e incremento de la actividad física. Para lograr el éxito del tratamiento, es fundamental la colaboración de todo el núcleo familiar.
      Es importante tener en cuenta que, en un niño obeso o con sobrepeso, no se debe lograr el descenso de peso, sino evitar su aumento. ¿Por qué? Porque mientras el niño crece en altura, su peso se mantendrá y, de esta manera, se logrará que adelgace.
     Es indispensable, además, tomar algunas medidas para evitar el desarrollo de la obesidad infantil:
• Elaborar en el hogar alimentos no engordantes pero que sean agradables.
• Evitar llevar al niño a lugares de comidas rápidas.
• Tener siempre en la casa frutas, para que el niño tenga fácil acceso a ellas en caso de hambre.
• Enseñarle a tomar agua simple o agua de frutas en lugar de refrescos.
• Motivarlo para que desarrolle alguna actividad física.
      Tratar la obesidad infantil no es tarea fácil. Información, consulta con los profesionales y contención a los más chicos son los únicos caminos para evitarla y tratarla.
Dra. Miriam Ferrari

Médica clínica – Nutricionista (UBA)

Obesidad – Medicina Familiar

Dejar de comer adelgaza

       El epitafio de la tumba de una anoréxica empieza con esta frase Dejar de comer adelgaza“. Parece exagerado, pero en pequeña escala, hay muchas personas que piensan que si eliminan la cena o el desayuno perderán los kilos acumulados. Nada más lejos de la realidad, para adelgazar hay que hacer cinco comidas ligeras al día.
     Si eliminas una comida principal, el organismo lo interpreta como una situación de hambre o escasez y se prepara para guardar reservas de grasa en previsión de una época de vacas flacas, haciéndose más económico. Así que el hambre no sólo no adelgaza, puede llegar a engordar.

Daños y beneficios al tomar endulzantes en aguas frescas: IMSS

      México se encuentra entre los países cuya población consume elevadas cantidades de refrescos, lo cual además de resultar en extremo perjudicial para la salud también merma la economía, pues los refrescos y las bebidas industrializadas no siempre son más baratas, por lo que es importante que se retome la tradición de preparar aguas de frutas de temporada para la hora de la comida y el refrigerio escolar, pues todas tienen un importante aporte nutricional.
      En cambio las sustancias utilizadas para la fabricación de refrescos y bebidas llegan a dañar la salud, y en caso de las comercializadas como ‘Light’, hay estudios serios que señalan que el consumo de sustitutos de azúcar o azúcar sintética en grandes cantidades, provoca daño cerebral, pérdida de memoria y confusión mental, también daños a la retina y al sistema nervioso.
     Por ello, nutriólogos del Hospital General de Zona (HGZ) Número 8 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), destacan que las frutas son alimentos –económicos la mayoría de ellos– que tienen muchas bondades: alto contenido de agua, que de entrada estimula el adecuado funcionamiento de los riñones, algunas son ricas en fibra que favorecen el tránsito intestinal, aportan bajos niveles de calorías y dependiendo la temporada, se encuentran disponibles todo el año, por lo que se pueden preparar coloridas jarras para que la familia disfrute de sabrosas aguas frutales.
     Las frutas tropicales como melón, fresas, naranjas, guayabas, naranjas, toronjas, limón, melocotón, sandía, papaya, kiwi y otras son fuente de la vitamina ‘C y ‘A’, que contribuyen a fortalecer el sistema inmunológico, algunas de ellas tienen cualidades antioxidantes.
     Además esta colorida variedad de productos naturales aporta minerales como el potasio, indispensable para la transmisión del impulso nervioso y para la actividad muscular normal; magnesio relacionado con el funcionamiento del intestino, nervios, huesos y dientes; la fibra de la cáscara de la manzana y pera mejorara la digestión; los ácidos orgánicos de las frutas influyen en su aroma y sabor, ejerciendo una acción desinfectante y alcalinizadora de la orina, además de otras sustancias anticoagulantes y antiinflamatorias.
      Sugieren los especialistas en la alimentación del IMSS, que dependiendo de la temporada, se preparen aguas y licuados, de preferencia sin azúcar o si acaso una cantidad mínima y se consuma en lugar de las bebidas gaseosas, cuyos componentes (entre ellos colorantes, saborizantes, ácido fosfórico, benzonato de potasio, fenilamina y otros ), se asocian a los cálculos renales, espasmos, contracciones musculares, infecciones del tracto urinario, irritación de la piel y las membranas mucosas. No permiten la adecuada absorción del calcio en los huesos y del hierro en tanto que la cafeína es la que provoca la adicción.
     Los especialistas agregaron que el consumo de frutas al natural o preparadas en aguas frescas, regulan la función intestinal, ayudan a eliminar el exceso de líquido, pues contienen poco sodio y mucho potasio, originando que el cuerpo elimine el exceso de líquidos junto con sustancias de desecho por la orina.
     Además, la cantidad de grasa que contienen es mínima, se encuentran durante todo el año y constituyen un sabroso ‘tentempié’ para cualquier hora del día: se pueden consumir antes o después de las comidas.

Curso de Tecnologías de Información en Nutrición Humana

     El Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán invita al Curso de Tecnologías de Información en Nutrición Humana, los días 6 y 7 de Mayo.

Informes en:
http://cursotecnutricion.yolasite.com 
y cursotecnutricion@gmail.com 

9ª Gran Carrera Internacional del Golfo 10 K

     El club Correcaminos de Veracruz, A.C., con el aval de la Federación Mexicana de Atletismo, invita a todos los corredores, clubes, equipos y asociaciones a participar en su 9ª Gran Carrera Internacional del Golfo 10 K que se efectuará el: 
FECHA: 24 de abril 2010
LUGAR: Zona conurbada Veracruz-Boca del Río
HORA: 18:50 hrs. Capacidades Diferentes (Silla de Ruedas)
           19:00 hrs. Categorías A,B,C,D y E.

Informes en:
http://www.correcaminos.org.mx 
 

Anteriores Entradas antiguas